miércoles, 27 de enero de 2016

Letra de la Comparsa Los Cobardes (Antonio Martínez Ares)

 





Presentación 




Un viento de trece años 
Me ha soplao en la carita. 
Un hombre...un hombre cobarde 
no conquista una mujer bonita. 

Ésa que muda su tragedia, 
ésa que se adapta a los pesares, 
la que convierte sus miserias 
en benditos carnavales; 
ésa que, al sol, engulle lenta 
el poco pan de cada día; 
la que multiplica su lengua 
en una lengua que barrunta rebeldía; 
la de los niños camaleones 
que a su llamada son legión 
y se enmascaran, mimetizan, 
se transforman y se hechizan, 
se disfrazan pa salvarla del dolor. 
Y con guitarras y tambores 
agita las calles dormidas 
para sacarle los colores 
a esta vida que no es vida, 
y cuando ya no quedan risas 
un dominguito de Febrero 
pa renacer de las cenizas 
ella misma se echa al fuego. 

¡Ay camaleón! ¡Ay camaleón! ¡Ay camaleón! 
Cola de caracola enroscá al corazón… 
¡Regresé a tu puerto! 
Cai de mis sueños y mis tormentos 
¡cuánto, cuánto, cuánto, cuánto 
te quiero! 
¡Ay camaleón! ¡Ay camaleón! ¡Ay camaleón! 
Salí del letargo, abrí los ojos, 
crucé el desierto… 

Un viento de trece años 
Me ha soplao en la carita 
Un hombre… 
un hombre … 
cobarde, cobarde, COBARDE, COBARDE ¡COBARDE! 
No conquista una mujer bonita… 

Pasodoble I 

Ante un telón tan negro como un viejo luto 
y un bombo, corazón, golpeando mis venas; 
con quince nuevos locos hoy vuelvo a mi mundo... 
no sé si soy el que era, el tiempo dirá. 

Tacita de mi alma... lo siento, lo siento; 
lo siento, corazón; ¡lo siento tanto! 
Pero es que el niño, el niño había muerto 
y preferí marcharme a profanar este teatro. 

Ya cerré las heridas, se fue la tristeza, 
revivió mi guitarra con un tres por cuatro; 
en mi cara se lucen pinturas de guerra 
y mi lengua afilá pa' curarte de espanto. 
He mirao las cortinas, ha temblao mi sangre, 
y me he dicho a mí mismo: ¡canta de nuevo, canta a tu mare! 

Aquí me tienes, mil años tarde; 
aquí me tienes, pidiendo el perdón de un silencio cobarde. 
Aquí me tienes, sentrañas mías; 
nervioso a no poder más, las cosas de la vía. 
Aquí me tienes, ilusionao, 
con esas ganas locas de la primera vez; 
y por si quedan dudas, yo las despejaré 
ante un telón tan negro... mi primera letra. 

Mi niña te prometo: me quedo pa' los restos, 
de aquí me sacan muerto... ¡pa' morirme en tu Caleta! 


Pasodoble II 

Querido patronato, sin ningún respeto 
te ofrezco mi cabeza en bandeja esta noche; 
barriga agradecida, meriendas de negros, 
defensores del concurso... no me creo na. 

Qué poquito que os duele... ay, estos ladrillos; 
tenéis un tufo así como mafioso; 
ya no es nuestro teatro, es un cortijo 
pa' los talibanes más castizos y vanidosos. 

Habéis vendido entradas de un pueblo entregao; 
del sorteo ni hablamos, esto es una estafa: 
concejales, amigas, consortes, colaos... 
¿yo salgo por dinero? ¡Me cago en mis castas! 
¿Dónde está ese museo? ¿Dónde tantas promesas? 
Lo que hay simplemente es una mancha de sinvergüenzas... 

¡Fuera del Falla, incompetentes! 
Nuestro futuro alquiláis y vendéis por vuestro presente. 
Tenéis montao el gran negocio 
los dos autores del antifaz y el capitán Procopio. 
Se lo debemos a nuestros hijos, 
familia, aficionaos y al mismo carnaval: 
disfrutad este año, porque os vamos a echar. 
Querido patronato... di adiós al tesoro. 

¡Montaros otra fiesta; ya tenéis experiencia 
con la Teo de alcaldesa... veinte años haciendo los coros! 

PASODOBLE III 

Fue en una nochevieja igualita a esta noche 
tú ibas con tus amigos, ¡qué elegante estabas! 
Aposta tropecé, te miré y desde entonces 
supe que jamás en la vida te iba a dejar. 
Fue en una nochevieja…nos dimos un beso: 
"no me digas que no, ¡qué cosas tienes! 
Sólo pensarlo y me palpita el pecho. 
Por más que me chinchas yo sé que por mí te mueres. 
He pedío permiso pa abrir el balconcito 
y así vemos los fuegos escribir nuestros nombres. 
He escondío champán, pero sólo un sorbito. 
No te has puesto corbata, ¡ay qué hombre, qué hombre! 
Ya repican los cuartos, corre, las campanadas. 
Toma tus doce uvas, venga, tranquilo, no pasa nada. 
(gong) 
Una por guapo, 
(gong) 
dos por tus besos, 
(gong) 
tres por los niños, 
(gong) 
cuatro por nosotros 
(gong) 
y cinco por ser bueno. 
(gong) 
Seis por los sueños que hemos vivío, 
(gong) 
siete por hacerme feliz, 
(gong) 
ocho por lo sufrío, 
(gong) 
nueve por verte cada mañana, 
(gong) 
diez por peinar mis canas, 
(gong) 
once por tanto amor, 
(gong) 
doce por otro año que estemos así los dos. 
En una nochevieja…ya te ha entrao el sueño 
Y como el primer día sin ti no sé que haría, 
bésame vida mía... 
¿quién eres que no me acuerdo?


PASODOBLE IV 

Sólo vine a avisarle que mi hijo del alma 
ya no vendrá jamás a estudiar a este centro, 
anoche descubrimos abiertas sus ventanas 
pero él ya había volado de su habitación. 
A los pies de un muñeco guardó en un cuaderno 
esta carta de amor, esta derrota. 
Voy a robarle un mísero momento, 
quiero que la lea y después le ponga nota. 
Léalo y dígame por qué estaba tan triste, 
léalo y dígame por qué quiso matarse, 
dígame que no es cierto lo que él mismo dice, 
léalo y dígame qué pasaba en las clases. 
Once años tenía y ha saltao al vacío, 
la ciencia de la vida pa los restos hemos suspendío. 
Era un chiquillo bueno y brillante 
y por lo visto acosao y humillao por cuatro cobardes, 
donde hay un lobo hay un cordero, 
tras un rarito hay un matón y un padre que da miedo. 
Usted no puede, usted no sabe, 
usted tiene la llave pa que no ocurra más. 
Diego, se llama Diego, no lo vaya a olvidar. 
Sólo vine a avisarle que esto aquí no acaba. 
Bienvenido al infierno, ahí tiene su cuaderno 
pero antes de leerlo... cierre muy bien su ventana.

PASODOBLE V

El himno de mi patria nunca tendrá letra 
y nos separará ahora y eternamente. 
Es solo un chunda chunda que enciende la mecha 
entre todos los países de este país. 
El himno es una mano con camisa nueva, 
es una mano obrera y progresista; 
la misma mano que a manos llenas 
crudo se lo lleva en maletines a Suiza. 
Es un norte sin fe y todo un sur de canciones. 
Es la vieja alianza entre iglesia y estado. 
Es el euro, el invento pa hacernos más pobres. 
Es la fiesta de un pueblo que goza matando. 
Mi patria tiene un himno que abuchea la gente 
porque la vieja guerra en la cunetas sigue presente. 
El himno suena a himno muerto 
y cuatro millones de desempleados velando su cuerpo. 
Suena a colegios sin comedores, 
a una infanta, tralarí y jueces sin cojones. 
Suena a trompeta de legionario, 
a furbo y tonadilla, a fiesta nacional, 
a América sangrando por nuestra hispanidad. 
El himno de mi patria es una patraña… 
El verdadero himno, nuestro himno, mi himno, 
el de todos, es el himno… himno muy lejos de España. 

PASODOBLE VI

Las dos de la mañana, ya empiezan de nuevo. 
Una noche de estas habrá una desgracia. 
La pobre cómo llora, hasta a mí me da miedo. 
Menos mal que nos separa esta triste pared. 
“Cualquier día te mato y después me suicido. 
¿Me vas a denunciar? Jajaja ¡Al Nazareno! 
¡Pero, a ver, tú qué coño te has creído! 
Lo decía mi mare eres demasiado bueno. 
Quién te llama a ti al móvil y te escribe mensajes”. 
No quiero respirar, no quiero hacer ruido. 
“Tanta tardes de amigas, internet, tanta calle”. 
Si pase lo que pase esto no va conmigo. 
Cada vez es más fuerte su dolor y mi silencio 
Seguro que mañana como si nada y tos tan contentos. 
Se escuchan gritos, se oyen golpes. 
“Tú no eres nadie, una puta basura y yo soy el hombre”. 
¿Llamo o no llamo? Igual no es nada. 
“Ni vales para cocinar, ni vales pa la cama”. 
¡Dios mío, los niños piden auxilio! 
“Anda, mira a tus hijos, ay, por última vez”. 
Son cosas de pareja. No me puedo meter. 
Las tres de la mañana. Ya está, se han callao. 
“Abra, la policía, su vecina María, 
la han matao, buenos días. 
¿No sé si usted se ha enterao?”.

PASODOBLE VII
Desde este sur sediento hoy parto una lanza
por tu soberanía, por tu independencia.
Te habla un andalú asqueao de su patria.
Si lo piensas los dos somos carne de cañón.
Tú tienes tu señera, yo mi blanca y verde.
Tú tienes represión, yo tengo paro.
Tú al golfo de Pujol y yo los ere.
Somos tan distintos y tan iguales al fin y al cabo.
Tú tienes a San Jorge, yo tengo dragones.
Tu nobleza franquista es igual que la mía.
Los dos un parlamento lleno de ladrones
que la pela es la pela en las autonomías.
Tú tienes una lengua, yo un bendito dialecto
pero no nos entienden desde hace siglos en el congreso.
Los dos tenemos cuna romana, el sol fenicio,
el paso fronterizo del alma gitana.
Pan con aceite matando el hambre
yo, castillos de arena y tú, castillos en el aire.
Y aunque te pese aunque te duela
te corre por las venas mi sangre y mi jornal.
Los dos tenemos vagos y un rey que alimentar.
Desde este sur sediento no es tiempo de envidias.
No te diré cobarde si decides marcharte,
tú siempre serás parte de mi sagrada familia.
PASODOBLE VIII
San Juan de Dios con Plocia, seis de la mañana,
la mar llama al café de Pepe el de Los Negros,
huele a pan de La Eureka, El Moderno hace caja,
salen de los hormigueros; coñac y sifón.
Caramelos de Mauri, flamenco de cueva,
la lata de serrín con las gusanas,
mil hombres para una Bella Sirena,
farolillo rojo de los besos que se pagan.
Vicente del Moral llora por una esquina,
el poste del barbero y enjunto el refino,
la casa de Socorro allá por la avenida,
cochecito leré, gato de ultramarino.
Regio y las medias suelas, mi vapor, mi tranvía,
Cortadura-Cruz Blanca, no cabe un barco en la bahía.
La vieja playa con sus casetas,
Tarzán gritando entre chocos y adobo en el Cine Caleta.
En extramuros tañe una fragua,
Carvallo mete otro gol de falta y por la escuadra.
La carterilla pa San Fernando y un policía de blanco
que me hace despertar.
Las seis de la mañana ni un alma en la ciudad.
San Juan de Dios con Plocia. No hay más que silencio.
Cerró Los Pabellones, no me quedan rincones,

cómo se descompone el Cádiz de mis recuerdos.

Cuplé I 

Qué alegría ahora ir por la calle 
que nadie me diga: Antonio, vuelve. 
Que no entre en un bar: Antonio, vuelve. 
En el telefonillo: Antonio, vuelveeeeee... 
(¿vas a volver?) 
Ése que me venía: pichita, vuelve. 
Ése que me decía: ¡cojones, vuelve! 
Ése que me gritaba: ¡CARAJO, VUELVE! 
Por fin se fué pa toa la via: 
Antonio, vuelve, Antonio, vuelve... 
Y es que en el fondo ha sido precioso 
tanto tiempo oir: Antonio, vuelve a tu casa 
(parapacuá, parapacuá, parapacuá...) 
No quiero crear un debate 
pero a la Teo esto no le pasa. 

Estribillo 

Febrero es un gran camaleón 
que a los cobardes los vuelve valientes, 
al Rey lo convierte en bufón 
y la justicia la canta la gente. 
La luna se deja querer 
y Cai me roba 
ay, ay, ay, el corazón. 
Abre las Puertas de Tierra otra vez 
Ay camaleón, ay camaleón, 
ay camaleón. 

Cuplé II 

Veinte años en el mismo banco 
y desde que abrí aquella libreta 
tengo diez paraguas, séis son blancos, 
un cedé, un deuvedé, muy antiguo es Beta... 
(¡si eso ni existe!) 
séis edredones, diez juegos de toallas, 
(¡y una lámpara pal salón!) 
dos teles, dos portátil, 
un sofá masaje, 
(¡un sofá anti-ácaros, hijo!) 
cuatro vajillas, una de porcelana, 
de "tuppers" tengo una cosa mala, 
sartenes, ollas, ¡lo que es menaje! 
(¡ah, y la play!) 
Llegó la crisis, el desahucio, 
me dije: ¡hijos de puta! 
tos estos años dando la brasa... 
¡me habían montao el piso 
pa después quitarme la casa! 

Estribillo 

Febrero es un gran camaleón 
que a los cobardes los vuelve valientes, 
al Rey lo convierte en bufón 
y la justicia la canta la gente. 
La luna se deja querer 
y Cai me roba 
ay, ay, ay, el corazón. 
Abre las Puertas de Tierra otra vez 
Ay camaleón, ay camaleón, 
ay camaleón. 

Popurrí 

Metamorfosis, tiempo nuevo, 
nos falta todo por hacer, 
miedo, ¿quién dijo miedo? 
No queda nada que perder, 
muéstrate tal y como eres, 
canta y que sane el corazón, 
nada se ha escrito de ningún cobarde 
ni de un camaleón. 

Tu presente, semilla; 
tu futuro, tu grito, 
por encima la vida, 
que de esta vida nadie sale vivo. 
Y tu patria tu sangre, 
y tu sangre tus hijos, 
y que el amor nos salve 
por los siglos de los siglos. 

Metamorfosis, tiempo nuevo, 
nos falta todo por hacer, 
miedo, ¿quién dijo miedo? 
No hay nada que perder. 

A la izquierda hay una izquierda 
disfrazada de derecha, 
a la diestra está el dinero 
aumentando más la brecha; 
en oriente hay un sindiós 
diseñao desde occidente, 
más arriba los de arriba, 
el pie abajo a los de siempre. 
Así será eternamente. 
Amén. 
El norte hace su fortuna 
en el basurero de los hombres 
y ese sur tiene otro sur 
aprendiendo a ser el norte, 
detrás de un gran liberal 
un dictador va de camino; 
la justicia así distingue 
entre robar y patriotismo, 
y seguimos para bingo. 
Fue al final del sexto día 
cuando casi estaba todo, 
un soplo y de la tierra 
nuestra ralea surgió; 
es normal que de esos barros 
se sustenten estos lodos 
con los puntos cardinales 
de su civilización. 
Niño que vienes al mundo 
bienvenido, tuyo es. 
Qué penita de mi niño, 
qué culpita ha de tener… 
Sí, tú, niño sin rumbo, 
ten a mano esta canción 
porque uno de estos dos mundos 
ha de helarte el corazón, 
habrá de helarte el corazón. 

Tengo un castillo con ventanas a la mar 
y una puerta sin portal si te gusta es tu castillo; 
ésa será nuestra frontera y al cruzar 
lo mas que puede pasar que te vuelvas papelillos, 
sólo tienes que venirte y refugiarte, lo demás ya se andará. 
Tengo una barca, un sol romano, un malecón, 
un viento antiguo y peleón 
y una canción que nunca cesa, 
una azotea, un cordelillo al porvenir, 
un gato andando en el pretil 
de esta loquita cabeza. 
En la esquinita de mi calle, matarile, está la llave 
y poco más… 

Ay, tengo la libertad, 
anda y no busques más 
y quédate conmigo. 
Ay, no tienes que llamar, 
mi casa está al final 
y al sur de los peligros. 

Mil novecientos treinta y seis, antesdeayer, 
la mismo foto, el mismo tren, 
el mismo exilio por Hendaya; 
tú ven y tráete las ganas de vivir 
que igual que en mayo de París 
hoy bajo nuestro adoquín 
está… la playa. 

Más, más… 
Más, más… 
La humillación aún no acabó, 
la libertad, amordázala; 
al pueblo no, exprímelos, 
la banca gana. 
Quito este juez, 
compro un fiscal… 
¡Mi casa no! ¡A la calle ya! 
Una vuelta más, una vuelta más… 
Aun se mueven, aún respiran… 
¡Otra! ¡Otra vuelta más! 
Tu educación, televisión; 
tu sanidad, págala; 
Constitución ¡gol de Pujol! 
Blindar fronteras… 
Y seguirán, los votarán, 
gobernarán y robarán, 
y se reirán, y seguirán… 
¡más, más, más, más! 
Más corrupción de tu pensión, 
tu sumisión, tu dignidad; 
¡Más ambición! Hay que inventar 
otra guerra. 
Riqueza, Dios, 
petróleo, Alá 
miedo y control, 
orden mundial. 
Una vuelta más, una vuelta más, 
una vuelta más… 

Deprisa late el corazón, deprisa, 
hace presencia la canción que avisa 
que se ha acabao (¿ya?), 
casi se ha acabao (¡ah!), 
aún queda mucho por contar. 
Dispuesto estoy para lo inevitable 
y si ofendí perdone el respetable 
pero se trata de abrir la lata 
y que explote aquí el Carnaval. 
Carnaval, mi casa; 
Carnaval, mi suerte; 
Carnaval mi cara, mi cruz y mi muerte; 
Carnaval, la herida que cierra otra herida 
en Carnaval; 
Carnaval bendito, Carnaval maldito; 
Carnaval te odio y te necesito; 
Carnaval amigo, enemigo; 
Carnaval sin ti pero contigo. 
Lo inevitable ya está aquí 
llega el final… 

Cádiz valiente, Cádiz cobarde; 
Cádiz dos puentes y muerta de hambre; 
Cádiz de coplas por siempre embarazá; 
Cádiz tan triste como radiante 
sal a la guerra con tus disfraces; 
Cádiz arena de otro costal; 
Cádiz la sombra de un estribillo; 
Cádiz la pena pero con brillo; 
Cádiz chiquito con sangre de dragón; 
Cádiz cangrejo, Cádiz rabioso 
y fanfarrón, indolente y glorioso; 
Cádiz ¡mi Cádiz! 
¡mi camaleón! 

Cádiz que deja a sus hijos marcharse 
y traga y traga y lo vuelve arte; 
Cádiz ¡ay! ¡Cádiz! Qué te voy a contar… 
Las despedidas son tan amargas 
mejor lo hablamos en otra comparsa, 
Cádiz tenemos toda la eternidad. 

La lalalalalaaaaa 
Lo juré en tu duermevela: 
¡Ay, mi niño, hazlo por mí! 
Aquí tienes tu zarzuela… 
La lalalalalaaaaa 
El telón fiel a su cita. 
Tranquilo el bufón volverá 
y más cosas contará 
de un payaso y su… tacita. 

Las despedidas son tan amargas 
mejor lo hablamos en otra comparsa 
Cádiz tenemos toda la eternidad… 

Las despedidas son tan amargas 
mejor lo hablamos en otra comparsa 
Cádiz tenemos toda… 
la eternidad…

    Cambia a
  • O
  • para compartir sus Comentarios
No hay comentarios:
Write comentarios