.

jueves, 4 de febrero de 2016

Cuando el Carnaval volvió a su casa

 

El 1 de febrero de 1991, en plena Guerra del Golfo, el mundo del Carnaval ganaba una batalla y lograba que las coplas regresaran a su casa, al templo de los ladrillos coloraos. Tal día como hoy, hace 25 años, el Teatro Falla abría sus puertas, tras su larga remodelación, al Concurso de Agrupaciones. Aquel día comenzaban las semifinales, curiosamente como hoy. La preselección de ese año y los concursos íntegros de 1987, 1988, 1989 y 1990 se habían celebrado en el Teatro Andalucía. Pero ese viernes 1 de febrero la chirigota 'El ladrón de Bagdad y to los demás de mentida' tenía el honor de ser la primera en cantar tras la reapertura. Por ello, la presentación tuvo un guiño al histórico momento. Uno de sus autores, Rafael Gálvez, hermano de Manolín, que también formaba en esa agrupación donde además componía la letra Paco Cárdenas y José Luis Alcántara la música, aparecía, trajeado, en el escenario y cortaba una cinta de la bandera andaluza pronunciando estas palabras: "Hoy, el Carnaval inaugura el Falla". 

La frase tenía su sentido. Recuperar el Gran Teatro fue una tarea salpicada de polémica. El Ayuntamiento no estaba por la labor de que el Carnaval volviera al Falla remozado. Los carnavaleros se sintieron ofendidos entendiendo que los munícipes, con la edil de Cultura, Josefina Junquera a la cabeza, menospreciaban al público que podía estropear el 'nuevo' teatro. La inscripción para el Concurso de 1991 fue una odisea. La mayoría de los autores amenazaron con un plante, se pidió que nadie se inscribiera si no se aseguraba que volviera al Teatro todo el COAC. La Fundación Gaditana del Carnaval tuvo que reabrir el plazo de inscripción al no apuntarse en principio muchos de los grupos punteros. Para colmo, el Consistorio decidió que las agrupaciones de la cantera no cantaran ese año en el Falla. Finalmente, el alcalde permitió que los pequeños celebrasen la final. A todo esto se unió el malestar de los carnavaleros porque a la reinauguración del coliseo, acaecida el 8 de octubre de 1990 con la presencia de la Reina Sofía, "le faltó gaditanismo", como cantó 'Encaje bolillos', y no contó con coplas y sí con música de Manuel de Falla. 
 
Tantas afrentas fueron caldo de cultivo para las coplas de esos años, cayéndole al Ayuntamiento, y especialmente a Josefina Junquera, una tormenta de críticas.

Recordemos que en 1990 'Hasta que la muerte nos separe'  acababa un pasodoble con este mensaje a San Juan de Dios: "...llene tranquilamente todos los palcos con sus amigos, comiendo langostinos, eso le dará al Falla fama de culto y de señorial". Y en el 91, un demoledor tango de 'Der cuarto Reich' contaba como una madre iba al Falla a ver al coro de su hijo. Y atizaba de lo lindo al Ayuntamiento: "Demuéstrales que tú sabes engalanarte como un reina, que no fuiste a la inauguración, que ese día las progres iban de joyeras.... ponte el abrigo de piel que tú lo tienes también antes que toas ellas, que en aquellos tiempos un buen tornero tenía trabajo, y te lo pudo comprar a base de su sudor sin programa 2.000 de ricos baratos". Se despedía la copla con un mensaje directo a Josefina Junquera, incluyendo un recuerdo a su Salamanca natal: "Que hace tres mil años vestíamos de seda, mientras que las celtíberas mesetarias, pastaban hierba junto a las cabras, por Salamanca, por toa Castilla y España entera". 

 
En la noche del miércoles 30 de enero, la chirigota 'Los capullitos de alelí...' había cerrado la fase de preselección aprovechando, acertadamente, para dedicar un bonito pasodoble de despedida al Teatro Andalucía por haber acogido el Concurso todos esos años. 
 
Ese 1 de febrero, con funciones de tarde y noche, las puertas se abrían a las cuatro y media de la tarde. Un chaval de 17 años llamado Eugenio Rodríguez, conocido como 'El Gamba', que luego salió en varias de las primeras comparsas de Tino Tovar, tenía el honor de ser el primer espectador que entraba en el rehabilitado teatro. Llovía mucho esa tarde en Cádiz. Fotos de este periódico con los componentes de 'El ladrón de Bagdad...' entrando por la puerta trasera entre paraguas dan fe del mal tiempo. Según recogía el Diario del sábado 2 de febrero "a las cinco y veinte de la tarde se apagaban las luces, se encendía un cañón de luz y salían al escenario los veteranos locutores Enrique Treviño y Enrique Márquez". Ambos destacaron que al fin se había conseguido volver al Falla después de cuatro concursos de exilio. 25 años después el Gran Teatro es el sitio natural del Concurso de Agrupaciones y tenerlo ahora para las coplas fue gracias a la lucha de muchos carnavaleros.

http://www.diariodecadiz.es/article/carnaval/2209496/cuando/carnaval/volvio/su/casa.html

    Cambia a
  • O
  • para compartir sus Comentarios
No hay comentarios:
Write comentarios