lunes, 6 de marzo de 2017

La involución del hombre al mono

 

LA INVOLUCIÓN DEL HOMBRE       AL MONOLa involución del hombre al mono, como cantan en la presentación, es la idea con la que arrancó el tipo que más ha impactado sobre las tablas del Teatro Falla. El de 'Los irracionales', la comparsa de Jesús Bienvenido, que se ha alzado con la Aguja de Oro que otorga Canal Sur, y que anoche recogieron en el tablao de San Francisco.
Sobre este proceso de involución, sobre el fin de la evolución y el retroceso de nuestra especie al mono -representado hasta en ocho razas distintas- han trabajado un nutrido grupo de profesionales de varias empresas como Quattro's Decoración, encargados del diseño del tipo y de todos los elementos que lo integran; Artifex, de la escenografía; Achicarte, del pelaje y prótesis que confieren la fisionomía primate; las maquilladoras de Camerino 56, que transformaron magistralmente sus rostros y las modistas Luisa López y Encarnación Higuera.
BIENVENIDO TUVO QUE CONVENCER AL GRUPO PARA TRANSFORMARSE EN ESTOS SOFISTICADOS MONOS
Pero no lo tuvo fácil el artífice de una idea -que ha arrasado tanto en la caracterización como en la original puesta en escena- a la hora de convencer a su grupo, debido a la complejidad del maquillaje y las prótesis, a lo que se negaron inicialmente. "Teníamos en la cabeza el tipo de mono desde hacía tiempo -añade-, pero en su faceta más cómica y para la calle, nunca así", destacaba ayer Jesús Bienvenido. Pero dada "la fuerza con la que venían las comparsas teníamos que apostar por algo más". Como la idea de plantar sobre el escenario "varias razas, pues me llamaba la atención la variedad en escena, el golpe en el pecho y el "mío" de la presentación", describía de esta efectista presentación que le costó trasladar a los suyos, pero que finalmente logró "una vez montada la presentación". Previamente lo intentó con una primera maqueta que les hizo Artifex en plastilina.
Bienvenido ya consideraba la importancia de la primera toma de contacto visual con el público del Falla, la que le brindaría el flechazo definitivo, "pues sabíamos que estaba en la delgada línea entre lo que pasó y hacer el ridículo. Podía salir mal".
Pero ocurrió justo lo contrario y echó a andar la 'evolución' del tipo "en el que han colaborado muchas personas", insistió. Fue cuando confió a Queco Trinidad, de Quattro's Decoración, todo cuanto rondaba en su cabeza. "En diciembre, cuando no tenían aún el nombre de la comparsa, Jesús vino con la idea clara de la involución del hombre al mono, que tenía que ser representada en varias razas distintas y a través de los despojos de ropajes de toda la humanidad", resume el artesano encargado junto a su equipo de diseñar todos y cada uno de los elementos que moldeaban cada raza. Se pusieron entonces manos a la obra en la documentación sobre las distintas razas, hasta seleccionar las más conocidas y adjudicarlas según la fisionomía de cada componente, "desde los más grandes como son los gorilas, hasta los pequeños, que son los macacos". Aparte del mandril, el babuino, el mono bigotudo, el chimpancés, el simio, el titi y el langur. Ocho razas dibujadas en bocetos -que ilustran la página- y llevados al milímetro sobre cada uno de los integrantes de la comparsa.
También indagaron en "los ropajes de diferentes culturas y épocas de la humanidad", manejando hasta 15 tipos distintos de telas. Con ellas, los pelajes variopintos, las prótesis bajo las ropas y los múltiples complementos confeccionaron tipos exclusivos para cada uno. "No se repite ninguno, como tampoco lo hacen sus gorros, no hay ni uno igual", aseveraba Queco Trinidad, que hablaba en nombre de los socios de la empresa. "Y esto es novedoso porque las comparsas suelen ir conjuntadas".
Explicaba que son varias las capas que transportan, entre prótesis, pelaje, el disfraz y las manos de látex pegadas a sus zapatos. De hecho, uno de los componentes, Eduardo Toledano, encargado de coordinar a las empresas participantes en el tipo, confesaba ayer que "cada vez que te pones el disfraz es un trabajo de adaptación diaria, pero una vez superado te acostumbras porque realmente no es incómodo, sino caluroso".
Al menos lograron deshacerse de la idea de las prótesis para el rostro, "pues variaban mucho los rasgos y estaba el inconveniente de la calle. Así que apostamos por el maquillaje y contactamos con Sara Romero, de Camerino 56".
Ella fueron las encargadas de transformar sus rasgos en el de auténticos primates, hasta el punto de hacerlos irreconocibles. De hecho, las sesiones de maquillaje en cada pase para el Falla han sido de hasta ocho horas. Un complejo proceso para el que han hecho numerosas pruebas previas, "con y sin ellos para así presentarles cómo queríamos que quedara", comentaba Trinidad. Si bien, reconocía que el grupo les dejaba trabajar y se dejaba aconsejar.
De hecho, les aconsejó encomendar a Achicarte el trabajo del forrado de pelo y volúmenes interiores. Juandi Aragón -que ha trabajado junto a su compañera Sonia Espinosa-, explicaba que lo primero fue pensar en el "cambio anatómico de cada persona". Una vez esclarecido, trabajaron en estos volúmenes interiores, los pelos de los brazos, piernas y verdugos, aparte de las orejas y pies, moldeados en látex. Pero lo más complicado, reconocía, fue la volumetría "del gorila y el brazo de los orangutanes, con extensiones pegadas". El mandril también fue complejo, por la gran deformación anatómica que suponía. Ellos también se encargaron de elegir el tono del pelo de cada comparsista y tintarlo, e incluso tuvieron que dar nociones sobre el peinado. También destacaba Juandi Aragón la "presión inicial que supuso crear los volúmenes, antes de que entraran en acción las costureras".
Una de ellas, Luisa López, profesora de patronaje en la Escuela de Bellas Artes, fue la encargada junto a su equipo de dar la forma final a cada tipo. "Íbamos bien de tiempo y ella aceptó el reto porque eran tipos diferentes", relataba Bienvenido. Del verdugo se encargó Encarnación Higuera, "que una vez que dimos con la tecla de lo que querían fue fácil". En este sentido, esgrimía, "me tocó la parte más fácil, la forma de la cabeza, aparte de los brazos y piernas". Reconocía que han usado numerosos tipos de telas y, como el resto de protagonistas de este making off, incidió en el trabajo en equipo que han tenido que desempeñar.
"Hemos trabajado de forma coordinada entre todos, nos llamábamos para dar los pasos y ha ido todo muy bien, hemos creado un buen equipo", concluía Queco Trinidad.
Y lo remató la escenografía de Artifex, que los contextualizó en el seno de un resquebrajado paisaje donde escenificaron la magistral involución de 'Los irracionales'. Los monos que enmudecieron al Teatro Falla y que anoche recogieron su flamante premio tras el fallo de un jurado que valoró "la diferente caracterización de cada uno de los miembros y la fidelidad con la que se ha retratado la idea del autor; el acertado y escogido vestuario y un sorprendente trabajo de maquillaje".
los bocetos. Quattros's Decoración elaboró los bocetos de cada una de las ocho razas con que 'Los irracionales' se plantaron en escena, con todos y cada uno de sus múltiples detalles.

http://www.diariodecadiz.es/diario_del_carnaval/INVOLUCION-HOMBRE-MONO_0_1114088958.html

    Cambia a
  • O
  • para compartir sus Comentarios
No hay comentarios:
Write comentarios