miércoles, 19 de abril de 2017

Piden 62 años de cárcel para un autor de Carnaval acusado de abusos sexuales a menores

 

El acusado regentaba una peña en el barrio de la ViñaEl caso provocó un gran revuelo en Cádiz y en el mundo del Carnaval. D. P. M., un conocido autor de agrupaciones infantiles de 52 años era detenido por la Policía en enero de 2015 por varios delitos de abusos a menores y pornografía infantil. Según trascendió entonces, el arrestado aprovechaba presuntamente su vinculación artística con los niños para estrechar la relación con ellos y proponerles a través de las redes sociales que realizaran actos sexuales.

En los registros, que se practicaron tanto en su casa del barrio de Santa María, como en la peña carnavalesca Pedro Romero que regentaba, los agentes intervinieron diverso material informático con imágenes de menores con connotaciones sexuales.

El investigado se encuentra desde entonces en prisión preventiva, que fue prorrogada el pasado diciembre. Tras la instrucción del caso, la Fiscalía ya ha presentado su escrito de acusación para la apertura del juicio que se celebrará en la Audiencia Provincial. El Ministerio Público solicita para el procesado 62 años y dos meses de prisión en total por varios delitos cometidos presuntamente contra cuatro menores. Dos delitos continuados de abuso sexual con penetración por lo que solicita la pena máxima de trece años y medio por cada uno de ellos. Además, dos de exhibicionismo, otros dos de abusos sexuales sin penetración, más los referidos a la pornografía infantil.

El procesado, detenido en enero de 2015, está acusado de abusos, exhibicionismo y pornografía infantil
Cabe señalar que dada la acumulación y gravedad de las penas solicitadas, en este tipo de casos se establece como límite legal de cumplimiento el triple de la pena más grave, que en esta ocasión sería 40 años (unos 20 de cumplimiento efectivo en prisión, como establece el Código Penal).

Invitación a Euro Disney
Según el escrito del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso este periódico, D. P. M. presidía la peña carnavalesca ubicada en la Viña donde ensayaban de manera frecuente menores. En este contexto, entiende la Fiscalía, que «sirviéndose de tal afición, se acercaba» a los niños, «al tiempo que les hacía regalos y los llevaba a comer, comprar y divertirse a una bolera en El Puerto, a un parque infantil en Chiclana, llegando en una ocasión a llevar a uno de ellos a Euro Disney». Todo ello lo hacía, como indica la acusación fiscal, «con la finalidad de ganarse la confianza» de los chicos para lograr después su propia «satisfacción sexual».

La calificación expone los cuatro casos denunciados. Uno de los menores conoció al acusado en los ensayos de una comparsa infantil en la que participó. Así se fue acercando a él «como si de un padre o amigo se tratara». Le invitaba a comer y le llegó a hacer regalos como una Play Station. Todo ello con el fin de «convencerle de sus pretensiones de satisfacerse sexualmente con él». De esta forma, según la acusación, le llegó a llevar a su casa donde le invitaba a hacerse fotos con connotaciones sexuales y le realizaba tocamientos.

De la misma manera actuó en 2011 con un segundo menor, de unos 10 años. Una vez se ganó su confianza también le invitó a su casa. Allí, junto al otro chico, les proponía presuntamente prácticas libidinosas en la que también participaba él y retrataba con una cámara.Además cometía actos de exhibicionismo y veía con ellos vídeos de contenido pornográfico. Así, tras conseguir lo que pretendía les llegaba a dar dinero o hacer regalos, llegando incluso a viajar con uno de estos niños a Euro Disney.

Para ganarse la confianza de los chicos les hacía regalos, les invitaba a comer y les llevaba de viaje
En junio de 2014 conoció a otra de sus supuestas víctimas que también empezó a ensayar en la peña referida. Para ganarse su amistad empleó el mismo método. Como indica el Ministerio Público, cuando salían de Cádiz a alguna excursión le advertía que no se lo dijera a nadie «pues eran amigos y todo tenía que quedar entre ambos». Una vez de regreso, y sin nadie en la peña de ensayo, le proponía hacerle fotos y le profería tocamientos, «a fin de dar satisfacción a sus instintos libidinosos, creando malestar en el menor que se sentía invadido de manera continua».

Durante ese verano se ganó la confianza de otro chico de la misma manera. En este caso, aprovechaba supuestamente cuando estaban solos en la peña o en alguna de sus estancias para tocarle, lo que originó un «gran desasosiego» en el menor que a los meses comenzó a esconderse para no entrar en la peña.

Más de 300 fotos y 20 vídeos
La Policía encontró abundante material pedófilo en los registros que efectuaron como más de 300 archivos de imagen donde aparecían los menores y al menos 20 vídeos de pornografía infantil obtenidos a través de programas de descarga en red. Todo ello se recuperó a pesar de que, al parecer, el procesado había intentado eliminarlo.

La investigación se inicio a raíz de las gestiones realizadas por agentes del Servicio de Atención a la Familia de la Comisaría Provincial de Cádiz, quienes tuvieron conocimiento de actividades que atentaban contra la libertad e indemnidad sexual de menores de edad, y además les constaba que estas actividades tenían como presunto autor a una persona vinculada fuertemente con el mundo del Carnaval.

Entonces, iniciaron las pesquisas, tomando declaración a personas del entorno de una presunta víctima menor de edad, así como al propio menor.

La Policía Nacional intensificó la labor de vigilancias y seguimientos sobre el investigado y lo detuvo el martes día 13 de enero de 2015, como presunto autor de los delitos de corrupción de menores y pornografía infantil. La autoridad judicial otorgó dos mandamientos de entrada y registro de su domicilio y de la peña carnavalesca de la que era miembro.

Al parecer, como indicaron fuentes policiales tras su arresto, D. P. se acercaba a menores que se hallaban en situaciones delicadas, bien porque procedían de familias desestructuradas, o porque estaban en Centros de Protección de Menores.

Además, se da la circunstancia que el acusado mantenía una estrecha relación con A. G. Ch., otro autor detenido el año anterior por delitos de la misma índole. Esta persona componía para agrupaciones de la cantera y era miembro de una banda de cornetas y tambores de la Semana Santa.

Ahora, una vez que la Fiscalía ha presentado el escrito de acusación, la Audiencia Provincial señalará la fecha para la celebración del juicio.

http://www.lavozdigital.es/cadiz/lvdi-piden-62-anos-carcel-para-autor-carnaval-acusado-abusos-sexuales-menores-201704190721_noticia.html

    Cambia a
  • O
  • para compartir sus Comentarios
No hay comentarios:
Write comentarios